Información de la revista
Vol. 81. Núm. 2.
Páginas 109-111 (Abril - Junio 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 81. Núm. 2.
Páginas 109-111 (Abril - Junio 2016)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.rgmx.2015.07.008
Open Access
Adenoma papilar de colédoco: patología infrecuente, resolución endoscópica novedosa, complicación rara. Reporte de un caso
Papillary adenoma of the common bile duct: Infrequent pathology, novel endoscopic resolution, rare complication. A case report
Visitas
3896
C. Curvale
Autor para correspondencia
cecicurvale@hotmail.com

Autor para correspondencia. Boulogne Sur Mer 478, Piso 7.°, Dpto. 24, CABA, Argentina, Teléfono: +54-11-48644645.
, M. Guidi, I. Málaga, H.J. Hwang, R. Matanó
Servicio de Gastroenterología, Hospital de Alta Complejidad en Red «El Cruce»-Néstor Carlos Kirchner, Buenos Aires, República Argentina
Este artículo ha recibido
3896
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

La presencia de lesiones polipoides de tipo adenomatoso papilar en el conducto colédoco es poco frecuente, y los casos reportados en la literatura se asocian a quistes de colédoco1,2. Ya que ambas entidades son consideradas condiciones premalignas, se debe efectuar su resección. Habitualmente se opta por la resolución quirúrgica, y hay escasos reportes de manejo endoscópico1. Por otro lado, el hematoma subcapsular hepático y la laceración de la cápsula de Glisson son complicaciones infrecuentes de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)3–6. Reportamos un caso de adenoma de colédoco distal, no asociado a quiste de vía biliar, resuelto mediante polipectomía endoscópica, complicado con hematoma hepático subcapsular y laceración de la cápsula de Glisson.

Paciente varón de 78 años con antecedentes de fibrilación auricular crónica y reemplazo valvular mitral, en tratamiento con anticoagulante (acenocumarol), que consulta por ictericia indolora de 3 semanas de evolución, y laboratorio con patrón de colestasis. La ecografía abdominal evidencia dilatación del colédoco proximal con imagen endoluminal en colédoco distal. En la colangiografía se observa una imagen negativa a nivel del colédoco distal (fig. 1). Se realiza esfinteropapilotomía, y con balón extractor se exterioriza una lesión pediculada de 12mm, con patrón mucoso Kudo tipo III (compatible con adenoma), que se biopsia. Se decide colocación de stent biliar plástico de 10Fr, para asegurar el drenaje y definir la conducta terapéutica. La anatomía patológica informa de adenoma papilar con displasia de bajo grado. El paciente evoluciona con mejoría de la colestasis.

Figura 1.

Colangiografía: imagen endoluminal obstructiva en el tercio distal del colédoco. Endoscopia: colocación de Endoloop® en el pedículo de la lesión.

(0,12MB).

Debido a las comorbilidades antes mencionadas se opta por la realización de un tratamiento endoscópico. Se suspende la medicación anticoagulante.

Durante el procedimiento, se canula la vía biliar con guía hidrofílica, y se evidencia migración proximal del stent plástico, que se retira con canastilla de Dormia. Se exterioriza la lesión polipoidea con balón extractor, se enlaza el pedículo con Endoloop® (Boston Scientific, Massachusetts, EE.UU.) y se realiza polipectomía con asa diatérmica (corriente de coagulación) (fig. 1).

Una hora después de la endoscopia, el paciente refiere escalofríos, dolor abdominal en hipocondrio derecho y omalgia homolateral de intensidad progresiva. Posteriormente evoluciona con hipotensión, inestabilidad hemodinámica y disminución de 11 puntos en el hematocrito. Se realiza tomografía axial computarizada de abdomen, que evidencia hemoperitoneo y hematoma subcapsular hepático (fig. 2). Se interviene quirúrgicamente, confirmando los hallazgos de la tomografía, y evidenciando, además, laceración de la cápsula de Glisson con sangrado difuso. Se logra hemostasia mediante técnica de packing hepático. El paciente ingresa a la unidad de terapia intensiva, respondiendo satisfactoriamente y externándose a los 10 días.

Figura 2.

Tomografía axial computarizada de abdomen: hematoma subcapsular y hemoperitoneos.

(0,11MB).

La anatomía patológica de la resección del tumor de vía biliar informa de adenoma papilar con displasia de bajo grado y pedículo libre de lesión.

El paciente evolucionó sin recurrencia de la enfermedad, ni colestasis durante los 12 meses de control posterior a la resección.

Las neoplasias benignas de la vía biliar son entidades raras, representando el 6% de todos los tumores. Se clasifican en adenomas, papilomas, mioblastomas, adenomiomas, fibromas, leiomiomas, neurinomas y hamartomas. En una revisión de 84 casos, el 48% fueron papilomas y el 46% adenomas7. En otro reporte de 30 casos, el 86% eran adenomas o papilomas8. Se debe realizar diagnóstico diferencial con litiasis coledociana, colangiocarcinoma, ampuloma y tumor de páncreas. La resolución quirúrgica es la primera línea de tratamiento en esta entidad, dada su asociación a quistes de vía biliar y la condición premaligna de ambas. La técnica quirúrgica reportada en la mayoría de los casos es la duodenopancreatectomía cefálica. Existen pocos reportes en la bibliografía de resolución endoscópica9,10. En nuestro paciente, debido a la falta de asociación con quiste de vía biliar y las múltiples comorbilidades, se optó por el tratamiento endoscópico.

Creemos que la cirugía debe continuar siendo el manejo de primera línea, si la condición médica general lo permite, y podría optarse por el manejo endoscópico en los pocos pacientes en que se asegura, mediante imágenes previas, la ausencia de quiste de colédoco.

El hematoma subcapsular hepático es una complicación rara de la colangiografía endoscópica, siendo aún menos frecuente la laceración hepática. Algunos adjudican la causa del hematoma subcapsular a la punción accidental de la vía biliar intrahepática con el alambre guía3–6. En nuestro caso se utilizó el alambre guía durante la canulación, pero también se realizó el procedimiento de extracción de la prótesis migrada en sentido proximal con una canastilla de Dormia. Pensamos que estas maniobras pudieron haber causado el trauma del parénquima hepático y de la cápsula de Glisson. Si bien el paciente recibía tratamiento anticoagulante, este había sido debidamente interrumpido, y el valor de coagulación era normal al momento de la endoscopia. La mayoría de los pacientes evolucionan favorablemente con medidas generales, antibioticoterapia y control hemodinámico estrecho; solo algunos requieren cirugía, drenaje percutáneo o embolización arterial. En nuestro caso, debido a la inestabilidad hemodinámica y a la laceración de la cápsula hepática, se decidió el abordaje quirúrgico.

Se debe sospechar de este tipo de complicaciones en pacientes que refieren dolor abdominal, omalgia derecha e inestabilidad hemodinámica posterior a la CPRE.

Financiamiento

No se recibió patrocinio de ningún tipo para llevar a cabo este artículo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Referencias
[1]
J. Park, J. Moon, H. Kim, et al.
Wire-guided endoscopic snare resection of a choledochocele-associated villous adenoma.
Endoscopy, 41 (2009), pp. E78-E79
[2]
F. Karaahmet, S. Coban, O. Basar, et al.
A case of early bile duct cancer arising from villous adenoma in choledochal cyst.
Endoscopy, 46 (2014), pp. E113
[3]
C. Bhati, N. Inston, S. Wigmore.
Subcapsular intrahepatic hematoma: An unusual complication of ERCP.
Endoscopy, 39 (2007), pp. E150
[4]
F. Petit-Laurent, O. Scalone, M. Penigaud, et al.
Subcapsular hepatic hematoma after endoscopic retrograde cholangiopancreatography: Case report and literature review.
Gastroenterol Clin Biol, 31 (2007), pp. 750-752
[5]
C. De La Serna-Higuera, A. Fuentes Coronel, S. Rodríguez Gómez, et al.
Subcapsular hepatic hematoma secondary to the use of hydrophilic guidewires during endoscopic retrograde cholangiopancreatography.
Gastroenterol Hepatol, 31 (2008), pp. 266-267
[6]
A. Cárdenas, G. Crespo, D. Balderramo, et al.
Subcapsular liver hematoma after endoscopic retrograde cholangiopancreatography in a liver transplant recipient.
Ann Hepatol, 7 (2008), pp. 386-388
[7]
R. Burhans, R. Myers.
Benign neoplasms of the extrahepatic biliary ducts.
Am Surg, 37 (1971), pp. 161-166
[8]
P. Chu.
Benign tumors of extrahepatic biliary ducts.
Arch Path, 50 (1950), pp. 84
[9]
N. Ohike, G. Kim, T. Tajiri, et al.
Intra-ampullary papillary-tubular neoplasm (IAPN): Characterization of tumoral intraepithelial neoplasia occurring within the ampulla: A clinicopathologic analysis of 82 cases.
Am J Surg Pathol, 34 (2010), pp. 1731-1748
[10]
O. Sotona, F. Cecka, C. Neoral, et al.
Papillary adenoma of the extrahepatic biliary tract-a rare cause of obstructive jaundice.
Acta Gastroenterol Belg, 73 (2010), pp. 270-273
Copyright © 2016. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.