Información de la revista
Vol. 82. Núm. 2.
Páginas 189-190 (Abril - Junio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 82. Núm. 2.
Páginas 189-190 (Abril - Junio 2017)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.rgmx.2016.02.006
Open Access
Coristoma hepático en pared vesicular tratado por laparoscopía. Presentación de un caso clínico y revisión de la literatura
Laparoscopic treatment of hepatic choristoma in the gallbladder wall: A clinical case presentation and literature review
Visitas
3353
P. Weber-Alvareza,
Autor para correspondencia
pbl.weber@hotmail.com

Autor para correspondencia. Vialidad de la Barranca s/n C410, Valle de las Palmas, Huixquilucan, 52763 Estado de México, México. Teléfono: +52469527.
, L.A. Weber-Sánchezb, R. Carbó-Romanob, D. Garteiz-Martínezb
a Hospital Ángeles Lomas, Huixquilucan, Estado de México, México
b Departamento de Cirugía General, Hospital Ángeles Lomas, Huixquilucan, Estado de México, México
Este artículo ha recibido
3353
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Paciente femenina de 37 años de edad, que ingresó por dolor abdominal intenso, continuo en epigastrio e hipocondrio derecho, acompañado de náusea, vómito, taquicardia y diaforesis, posterior a la ingesta de comida abundante en grasas. Refirió haber presentado cuadros similares manejados con tratamiento médico de forma ambulatoria. A la exploración física se encontró temperatura de 36.8°C, FR18, FC79, pulso 79, TA130/78, con datos de deshidratación leve, sin ictericia, ni datos de enfermedad cardiopulmonar, con dolor abdominal a la palpación 8/10, Murphy positivo, Giordano negativo y peristalsis presente. La paciente no refirió antecedentes familiares de relevancia para la enfermedad actual.

Un ultrasonido de hígado y vías biliares reportó engrosamiento de la pared vesicular y presencia de litos en su interior, en la biometría hemática leucocitosis de 17.4×103 con neutrofilia. Se diagnosticó colecistitis aguda litiásica, por lo que se decidió realizar colecistectomía laparoscópica. La vesícula se encontró con múltiples adherencias de epiplón, edema perivesicular y una masa de 1×0.5×0.5cm con apariencia de tejido hepático en la pared vesicular medial (fig. 1). Se extirpó la vesícula con la técnica laparoscópica habitual, dejando la masa intacta en la pared. El informe histopatológico reportó vesícula biliar con presencia de tejido hepático maduro subseroso, consistente con hígado heterotópico en pared vesicular (coristoma) y colecistitis aguda sobrepuesta en colecistitis crónica con litiasis.

Figura 1.

Vesícula con múltiples adherencias de epiplón, edema perivesicular y una masa de 1×0.5×0.5cm, con apariencia de tejido hepático en la pared vesicular medial.

(0,06MB).

La evolución fue satisfactoria y la paciente fue dada de alta a las 48h.

El término coristoma se refiere a una neoformación con histología de un tejido normal situado heterotópicamante. Se pueden dar ectopias de diferentes órganos y tejidos en el cuerpo. Uno de los más conocidos es el páncreas que puede encontrarse en áreas circundantes como duodeno, estómago o el apéndice de Meckel, se han reportado coristomas de amígdala, tejido pulmonar, mamario y materia gris, entre otros, en diferentes localizaciones del cuerpo incluyendo el ojo, vulva y hueso1–3.

El hígado nativo puede tener lóbulos accesorios comunicados por una lengua de tejido hepático normal. Sin embargo, hay casos de tejido hepático heterotópico sin conexiones vasculares, biliares o parenquimatosas lo que corresponde a un coristoma. Existen diversas teorías acerca del origen de esta entidad, la más aceptada es la migración aberrante del tejido hepático durante el desarrollo embrionario, durante la cuarta semana del desarrollo embrionario el hígado y el sistema biliar se originan en el esbozo del hígado y migran de forma craneal hacia el septo transverso. Las anomalías de esta migración pueden ser la causa principal de esta condición4.

La presencia de hígado ectópico ha sido reportado en sitios extraabdominales como el tórax, o abdominales, de todas las posibles localizaciones, la vesícula biliar es la más frecuente, y se localiza principalmente sobre la serosa, aunque también puede encontrarse en la capa muscular o subserosa como en este caso5.

La incidencia real del tejido hepático ectópico en la vesícula biliar es difícil de evaluar. La incidencia reportada de tejido hepático ectópico en otras localizaciones en la población general varía entre 0.24-0.47%4. La incidencia de coristomas hepáticos en la vesícula biliar también es variable, Eiserth6 encontró solo 3 casos en 5500 autopsias (0.05%). Más recientemente, Watanabe et al.5, reportaron 3 casos en 1060 laparoscopias (0.28%). Hasta donde sabemos, por la revisión de la literatura, solo existen 61 casos histológicamente confirmados de tejido hepático ectópico en la vesícula4.

Esta enfermedad puede estar asociada con otras anomalías congénitas como atresia biliar1 o agenesia del lóbulo caudado7, pero no se han descrito cuando el tejido heterotópico está situado en la vesícula biliar8.

Su aparición puede también darse en conjunto con otras enfermedades. Se han reportado coristomas con infiltración grasa, cirrosis o incluso hepatocarcinoma, pudiendo coincidir con hallazgos similares en el hígado nativo.

Se ha observado susceptibilidad del tejido ectópico hacia la carcinogénesis, debido probablemente a las alteraciones metabólicas asociadas a la falta de drenaje venoso y biliar normal, por lo que se recomienda su resección quirúrgica, dado al alto riesgo de desarrollo de hepatocarcinoma. Si el examen histopatológico confirma una neoplasia maligna, se recomienda efectuar una segunda intervención quirúrgica para ampliar los márgenes de resección con linfadenectomía regional.

Generalmente el coristoma es asintomático, aunque raramente puede ocasionar cuadros agudos4. Su diagnóstico no es simple debido a la falta de manifestaciones clínicas propias. En el caso del coristoma hepático en la vesícula, con frecuencia los síntomas están relacionados con el cuadro clínico causado por la enfermedad vesicular, y su hallazgo se realiza durante la intervención quirúrgica para resolver este problema como lo fue en este caso, igualmente existen reportes de este hallazgo durante autopsias tanto en adultos como fetales6. Los síntomas propios pueden darse en caso de torsión, necrosis hemorrágica, rotura o por compresión a otras estructuras.

Su identificación mediante estudios de imagen es casi nula, ya que de los 61 casos reportados de coristoma vesicular, solamente en 2 de ellos se estableció el diagnóstico preoperatorio mediante ultrasonido en un caso y en el otro mediante tomografía computarizada, en ninguno de estos la imagen se interpretó como tejido hepático sino como una tumoración inespecífica9,10. En el caso que reportamos tampoco fue detectado por el ultrasonido.

En opinión de algunos autores la colecistectomía laparoscópica ha contribuido a la mejor identificación de estos casos que son confirmados en el estudio histopatológico6.

Financiación

No se recibio?? patrocinio de ningún tipo para llevar a cabo este estudio/artículo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningu??n conflicto de intereses.

Referencias
[1]
A. Beltrán, C. Barria, J. Almonacid, et al.
Coristoma hepático en la pared de la vesi??cula biliar.
Rev Chilena de Cirugia, 3 (2007), pp. 229-232
[2]
A.L. Ringeisen, L.A. Wei, M.J. Lucarelli.
Orbital choristoma.
Ophthalmology, 122 (2015), pp. 1614
[3]
S. Spalgais, D. Gothi, A.K. Verma.
Pulmonary choriostoma in a case of tuberous sclerosis complex.
J Postgrad Med, 61 (2015), pp. 193-196
[4]
C.A. Martinez, H.C. de Resende Jr., M.R. Rodrigues, et al.
Gallbladder-associated ectopic liver: A rare finding during a laparoscopic cholecystectomy.
Int J Surg Case Rep, 4 (2013), pp. 312-315
[5]
M. Watanabe, T. Matsura, Y. Takatori.
Five cases of ectopic liver and a case of accessory lobe of the liver.
Endoscopy, 21 (1989), pp. 39-42
[6]
P. Eiserth.
Beitrage zur kenntnis der nebenlebern.
Virchows Arch Pathol Anat, 207 (1940), pp. 307-313
[7]
J.L. Shapiro, L.A. Metlay.
Heterotopic supradiaphragmatic liver formation in association with congenital cardiac anomalies.
Arch Pathol Lab Med, 115 (1991), pp. 238-240
[8]
J. Griniatsos, A.A. Riaz, M.A. Isla.
Two cases of ectopic liver attached to the gallbladder wall.
HPB (Oxford), 4 (2002), pp. 191-194
[9]
M. Arakawa, Y. Kimura, K. Sakata, et al.
Propensity of ectopic liver to hepatocarcinogenesis: Case reports and a review of the literature.
Hepatology, 29 (1999), pp. 57-61
[10]
J. Lundy, E. Johnson, K. Edwards, et al.
Laparoscopic management of gallbladder-associated ectopic liver.
JSLS, 9 (2005), pp. 485-487
Copyright © 2016. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.