Revista de Gastroenterología de México Revista de Gastroenterología de México
Rev Gastroenterol Mex 2018;83:194-5 - Vol. 83 Núm.2 DOI: 10.1016/j.rgmx.2017.08.008
Imagen clínica en gastroenterología
Fístula aortoentérica: un hallazgo endoscópico preocupante
Aortoenteric fistula: A worrisome endoscopic finding
H. Fanga,?, , A. Rubio-Tapiab, N. Coelho-Prabhub
a Departamento de Medicina Interna, Mayo Clinic, Rochester, Minnesota, EE. UU.
b División de Gastroenterología y Hepatología, Mayo Clinic, Rochester, Minnesota, EE. UU.

Las fístulas aortoentéricas secundarias son una condición poco común y potencialmente fatal que se desarrollan en el contexto de una condición predisponente, como puede ser un injerto en aorta previo. Las fístulas aortoduodenales son el sitio más común, representando del 65.4 al 77.5% de los casos1. Las imágenes con TC helicoidal son altamente sensibles para detectar anormalidades consistentes con las fístulas aortoduodenales; un estudio previo reporta una sensibilidad del 93%2. La endoscopía puede auxiliar a confirmar el diagnóstico, pero tiene menor sensibilidad (del 20 al 25%)3,4, por lo que se debería realizar endoscopía superior una vez que la presencia de fístula aortoentérica se sospeche por los hallazgos en la TC.

Un varón de 78 años, con antecedente de injerto aorto-femoral bilateral realizado 6 años antes, llegó a la sala de emergencias con fiebre, escalofríos, dolor abdominal y hematoquecia de aparición repentina. La TC abdominal reveló estriación de tejidos blandos y líquido alrededor del injerto aórtico proximal, en estrecha relación y posible adhesión al intestino delgado adyacente (fig. 1).

Figura 1.
(0.14MB).

La TC abdominal reveló el injerto aórtico proximal en estrecha relación con la pared del intestino delgado.

Se realizó una endoscopia esofagogastroduodenal de urgencia y se observó un cuerpo extraño de gran tamaño en la tercera parte del duodeno, con confirmación endoscópica de una fístula aortoentérica (fig. 2).

Figura 2.
(0.08MB).

La endoscopia esofagogastroduodenal confirmó la fístula aortoentérica.

A continuación se realizó retiro del injerto infectado, y reemplazo con un injerto criopreservado y cierre primario de la duodenostomía.

El sangrado gastrointestinal intermitente (GI) es el síntoma precedente más común en las fístulas aortoentéricas, pero el 45% de los pacientes con sangrado se presentan con sangrado GI abundante3.

En consecuencia, se debe sospechar de fístula aortoentérica en todos los pacientes que presentan sangrado GI bajo y una historia de reparación aórtica.

Financiación

Este trabajo no recibió ninguna forma de financiación.

Autorías

Hongfei Fang realizó la revisión bibliográfica y redactó el texto.

Alberto Rubio Tapia revisó tanto las imágenes radiológicas como el texto.

Nayantara Coelho Prabhu supervisó la preparación del texto y es el autor responsable.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación humana responsable y de acuerdo con la Asociación Médica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Todos los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Referencias
1
S.K. Kakkos,C.D. Bicknell,I.A. Tsolakis
Editor's Choice - Management of Secondary Aorto-enteric and Other Abdominal Arterio-enteric Fistulas: A Review and Pooled Data Analysis
Eur J Vasc Endovasc Surg, 52 (2016), pp. 770-786 http://dx.doi.org/10.1016/j.ejvs.2016.09.014
2
P.A. Armstrong,M.R. Back,J.S. Wilson
Improved outcomes in the recent management of secondary aortoenteric fistula
J Vasc Surg, 42 (2005), pp. 660-666 http://dx.doi.org/10.1016/j.jvs.2005.06.020
3
C.L. Deijen,Y.M. Smulders,H.M. Coveliers
The Importance of Early Diagnosis and Treatment of Patients with Aortoenteric Fistulas Presenting with Herald Bleeds
Ann Vasc Surg, 36 (2016), pp. 28-34 http://dx.doi.org/10.1016/j.avsg.2016.03.028
4
F.M. Hughes,D. Kavanagh,M. Barry
Aortoenteric fistula: A diagnostic dilemma
Abdom Imaging, 32 (2007), pp. 398-402 http://dx.doi.org/10.1007/s00261-006-9062-7
Autor para correspondencia. Department of Internal Medicine, 200 First Street SW, Rochester, Minnesota 55905. (H. Fang fang.hongfei@mayo.edu)
Copyright © 2018. Asociación Mexicana de Gastroenterología
Rev Gastroenterol Mex 2018;83:194-5 - Vol. 83 Núm.2 DOI: 10.1016/j.rgmx.2017.08.008