Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
250
CARTA CIENTÍFICA
DOI: 10.1016/j.rgmx.2018.07.004
Open Access
Linfoma difuso de células grandes B gástrico perforado: reporte de un caso y revisión de la literatura
Perforated gastric diffuse large B-cell lymphoma: A case report and literature review
Visitas
250
A.P. Ceniceros-Cabrales
Autor para correspondencia
anapaucc@hotmail.com

Autor para correspondencia. Servicio de Gastrocirugía, Hospital de Especialidades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, Av. Cuauhtémoc 330, C.P. 06725, Ciudad de México, México. Teléfono: +52 (55) 5627 6900 Ext. 21530
, P. Sánchez-Fernández
Servicio de Gastrocirugía, Hospital de Especialidades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad de México, México
Este artículo ha recibido
250
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto Completo

El linfoma gástrico primario (PGL) es un tumor poco frecuente que representa del 4% al 20% de todos los linfomas no Hodgkin y el 5% de las neoplasias gástricas primarias1. Actualmente la cirugía se recomienda solo como tratamiento urgente para pacientes que presentan perforación o hemorragia grave y como tratamiento paliativo2-5. La perforación gástrica espontánea en ausencia de quimioterapia es extremadamente rara4. Presentamos un caso de linfoma B difuso de células grandes gástrico que requirió tratamiento quirúrgico al reunir 2características que hacían fundamental la intervención quirúrgica: encontrarse perforado y tener obstrucción de la salida gástrica.

Paciente masculino de 36 años de edad, con antecedente de padre finado a los 31 años por cáncer gástrico, sin otros antecedentes personales patológicos de importancia. Inicia su padecimiento actual un mes previo a su ingreso, con intolerancia progresiva a la vía oral, náuseas y vómito de contenido alimentario, además de dolor ocasional de tipo cólico en epigastrio. Por ello, se realizó endoscopia, que reportó gastropatía erosiva crónica, lesión infiltrante en antro, estenosis de píloro debido a lesión; se realizó toma de biopsias.

Sin embargo, 7 días antes de su ingreso presentó dolor abdominal de tipo cólico, en epigastrio, de intensidad 10/10, sin irradiaciones, sin exacerbantes ni atenuantes, motivo por el que se decidió su hospitalización; sus laboratorios reportaron anemia severa y leucocitosis. Como parte de su protocolo de estudio se realizó tomografía abdominal, que reportó presencia de engrosamiento de la pared del antro gástrico de hasta 20mm, adenopatías en el bulbo duodenal y antro gástrico emplastronado hacia hígado y vesícula biliar.

Se programó para procedimiento quirúrgico. Se encontraron los siguientes hallazgos: engrosamiento de la pared de antro gástrico, el cual se encontraba ulcerado, perforado y sellado hacia hígado y vesícula biliar (fig. 1). Se realizó gastrectomía subtotal, colecistectomía y toma de biopsia hepática en sitio de probable invasión tumoral por contigüidad en segmento V. Se envió muestra a transoperatorio y definitivo, con reporte histopatológico de linfoma B difuso de células grandes gástrico ulcerado y perforado (fig. 2 A-B). La adecuada evolución posquirúrgica posibilitó que el paciente fuera egresado para continuar seguimiento y tratamiento por consulta externa.

Figura 1.
(0,17MB).

Pieza quirúrgica, donde se observa la perforación en antro gástrico.

Figura 2.
(0,18MB).

A) Muestra histológica. El espesor total de la pared gástrica fue infiltrado de forma difusa por una población de células linfoides grandes y atípicas (tinción con hematoxilina y eosina, ×1.25, ×60). B) Inmunohistoquímica: positiva para CD20.

El sitio más común de linfoma no Hodgkin extranodal primario es el estómago. En el 40% de los casos, se presenta como tejido linfoide asociado a la mucosa de bajo grado (MALT) y en el 60% como linfoma difuso de células B grandes y de alto grado (DLBCL)1,6. El linfoma gástrico primario a menudo se presenta con síntomas inespecíficos, y el diagnóstico a menudo se retrasa. El dolor abdominal inespecífico (50%) y la dispepsia (30%) son las presentaciones más comunes. Los síntomas B (fiebre, sudor nocturno y pérdida de peso) son poco comunes, en contraste con los linfomas ganglionares; por lo tanto, el diagnóstico podría retrasarse7. Los estudios de imagen pueden mostrar engrosamiento en la pared: por lo general, es difícil diferenciarlo por este medio de otros tipos de cáncer gastrointestinal. La endoscopia y la biopsia son los métodos más confiables para confirmar el diagnóstico8.

Hoy en día, el tratamiento del linfoma gástrico primario se ha desplazado de la cirugía hacia los regímenes de quimioterapia. La cirugía ya no es la piedra angular del tratamiento: ahora se limita a casos de perforación, hemorragia u obstrucción debido al tumor1,3,4.

En este contexto, los pacientes con linfoma gástrico primario difuso de células B relacionado con H. pylori y características favorables son elegibles para la erradicación de bacterias como tratamiento exclusivo, manteniendo la quimioinmunoterapia convencional para pacientes que no responden3. El tratamiento varía con la histología del linfoma maligno. Se sabe que estas células tumorales son CD20 positivas. Rituximab es un anticuerpo anti-CD20 y es altamente efectivo en DLBCL nodal1. La quimioterapia de primera línea para DLBCL del estómago es CHOP, con rituximab o sin él9.

La causa de la perforación del linfoma gástrico en los casos que reciben quimioterapia es diferente de la de aquellos casos que no la recibieron. Las causas de la perforación en pacientes que reciben quimioterapia son el debilitamiento del tejido gástrico asociado con la necrosis tumoral rápida y la lisis tumoral debida a la quimioterapia. Por otro lado, hay 2patrones diferentes de perforación espontánea. Primero, la perforación espontánea resulta de una úlcera y necrosis tumoral que ha alcanzado la subserosa. En segundo lugar, la perforación es el resultado de una úlcera que tiene un tejido conjuntivo delgado con ausencia de tumor10.

En resumen, el mejor tratamiento debe elegirse de acuerdo con la ubicación, el estadio clínico, el patrón patológico y la presencia o ausencia de complicaciones. La supervivencia global a 5 años entre el 50 y el 70% se informa con terapia multimodal1,7.

La frecuencia de presentación clínica de un linfoma gástrico complicado por obstrucción y perforación es extremadamente baja y, a pesar de que la cirugía ya no constituye un pilar en el tratamiento de esta entidad, en este tipo de complicaciones el realizar una gastrectomía con reconstrucción es lo indicado, además de la terapia médica adyuvante.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiación

Los autores declaran que no han recibido financiación para la realización del manuscrito.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de interés para la realización de este trabajo.

Referencias
[1]
A.M. Al-Akwaa, N. Siddiqui, I.A. Al-Mofleh
Primary gastric lymphoma
World J Gastroenterol., 10 (2004), pp. 5-11
[2]
F. Selcukbiricik, D. Tural, O. Elicin
Primary gastric lymphoma: Conservative treatment modality is not inferior to surgery for early-stage disease
ISRN Oncol., 2012 (2012), pp. 951816 http://dx.doi.org/10.5402/2012/951816
[3]
R. Cuccurullo, S. Govi, A.J. Ferreri
De-escalating therapy in gastric aggressive lymphoma
World J Gastroenterol., 20 (2014), pp. 8993-8997 http://dx.doi.org/10.3748/wjg.v20.i27.8993
[4]
Y. Ohkura, S. Lee, D. Kaji
Spontaneous perforation of primary gastric malignant lymphoma: A case report and review of the literatura
World J Surg Oncol., 13 (2015), pp. 35 http://dx.doi.org/10.1186/s12957-015-0458-0
[5]
A. Avilés, M.J. Nambo, N. Neri
The role of surgery in primary gastric lymphoma. Results of a controlled clinical trial
Ann Surg., 240 (2004), pp. 44-50
[6]
P. Koch, A. Probst, W.E. Berdel
Treatment results in localized primary gastric lymphoma: Data of patients registered within the German multicenter study (GIT NHL 02/96)
J Clin Oncol., 23 (2005), pp. 7050-7059 http://dx.doi.org/10.1200/JCO.2005.04.031
[7]
J.J. Brooks, H.T. Enterline
Primary gastric lymphomas: A clinicopathologic study of 58 cases with long-term follow-up and literature review
Cancer., 51 (1983), pp. 701-711
[8]
C. Vetro, A. Romano, I. Amico
Endoscopic features of gastrointestinal lymphomas: From diagnosis to follow-up
World J Gastroenterol., 20 (2014), pp. 12993-13005 http://dx.doi.org/10.3748/wjg.v20.i36.12993
[9]
E. Bayerdo??rffer, A. Neubauer, B. Rudolph, Regression of primary gastric lymphoma of mucosa-associated lymphoid tissue type after cure of Helicobacter pylori infection. MALT Lymphoma Study Group
Lancet, 345 (1995), pp. 1591-1594
[10]
H. Shiomi, E. Watanabe, T. Umeda
A case report of perforated gastric malignant lymphoma
Jpn J Canc Clin., 43 (1997), pp. 25-28
Idiomas
Revista de Gastroenterología de México

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.